Septiembre es un mes de grandes contrastes.

Para unos pocos empiezan las deseadas y tardías vacaciones. Porque el que guarda siempre tiene, y porque han visto desfilar al resto de la gente con sus maletas llenas de ilusiones sin protestar, les deseamos que las disfruten, que se diviertan, que se recarguen, y que se guarden esta lectura para la vuelta.

Para la gran mayoría, septiembre supone la vuelta a la vida normal, no le llamemos rutina, que suena fatal, sino vida cotidiana, con sus contras y sus pros, que también los tiene (¿quién no duerme en su cama mejor que en ningún otro sitio?)

Se nos ofrece una nueva primera oportunidad, un nuevo curso, unos nuevos propósitos, una especie de Año Nuevo adelantado en el que introducir pequeños cambios con intención de que se queden para siempre. Es el momento del reinicio, así que, propongamos ideas de lo que podemos y queremos mejorar en este curso 2017/2018 con el ojo y las ganas puestas ya en el verano que viene.

Lo primero que queremos es prolongar ese precioso bronceado que nos hemos ganado. Para conseguirlo tenemos que hidratar, hidratar e hidratar. Por dentro y por fuera. Hay que acostumbrarse a beber sobre 2 litros de agua, infusiones, caldos y no descuidar las cremas para sentir la piel sana, confortable, jugosa… Existe una amplísima variedad de hidratantes y nutritivas que cubren las necesidades de cualquier tipo de piel. Sólo es necesario encontrar que que mejor se adecúa a nuestras características.

También nos gusta decir que ahora empieza la operación bikini, la buena, la de verdad, y no en mayo. Aprovechamos que queremos perder los kilitos que nos hemos echado encima estas semanas de libertad y nos planteamos mantener una alimentación adecuada durante todo el año. Bueno, está bien, al menos hasta las navidades. En Farmacia Fátima trabajamos la prevención, y en el aspecto dietético también. Tenemos a nuestra dietista, que estará encantada de componer una dieta saludable de pérdida o mantenimiento de peso, estable y duradera en el tiempo, enseñándonos a comer sano, equilibrado y rico, ¡claro que sí! También os animamos a realizar ejercicio físico adaptado a cada edad y posibilidad. No sólo es bueno para el cuerpo, sino también para la mente, que encuentra una vía de escape al estrés y a las exigencias del día a día. No somos realmente conscientes de cuánto nos ayuda el ejercicio a que nuestra mente se libere y a que, además, se generan endorfinas que nos suben el ánimo de forma natural.

En la línea de la prevención, hay que ver que se acerca el cambio de estación, y no estaría de más tener a mano suplementos que nos permitan tener las defensas preparadas, tanto para nosotros, los adultos, como para los niños que vuelven al cole, ayudándoles a que estén al 100 por 100.

En este mismo sentido nos gustaría hablar del tiempo que dedicams al sueño y la calidad del mismo. Intentar acostarnos media hora antes, si es posible, para descansar, y ayudarnos de plantas para conseguir un sueño reparador, es una asignatura pendiente que tenemos que proponernos aprobar este año. No damos suficiente importancia a dormir porque siempre tenemos tareas pendientes que consideramos más importantes, cuando dormir es, en sí mismo, una de las cosas más importantes para mantener una calidad de vida buena.

Ánimo al empezar este nuevo curso, esta nueva etapa, y aprovechad cada día para hacer algo pequeño que nos guste entre todas nuestras obligaciones, aunque sea leer un párrafo de ese libro que tenemos pendiente, para vivir intensamente.

¿Sabías que…

…tienes información detallada de cada uno de nuestros consejos en anteriores entradas de este blog?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *