El colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo y es la que conforma su estructura y da elasticidad a todos los tejidos. Forma parte de los cartílagos, de la dermis, de los tendones, de los vasos sanguíneos, etc. Estando tan presente en el organismo, nos damos cuenta de la importancia fundamental para la vida animal que tiene este componente.

La presencia de colágeno en el organismo no es igual durante toda la vida y, mientras en los recién nacidos es muy abundante, en los adultos lo es algo menos. Con el paso de los años, la formación natural de colágeno en el cuerpo disminuye y es cuando, a nivel externo, aparecen arrugas, estrías, pérdida de elasticidad y firmeza de la piel. En el interior del organismo, a nivel de las articulaciones, la pérdida de colágeno hace que se desgasten los cartílagos de las articulaciones como el menisco o los discos de la columna vertebral, provocando inflamación y dolores artríticos.

El colágeno tomado vía oral estimula la síntesis de colágeno por parte del organismo. Los beneficios obtenidos por el consumo de colágeno son:Alimentos-ricos-en-colageno-banner

  • Mantenimiento en buenas condiciones de huesos, articulaciones, cartílagos y tendones.
  • Disminución de la inflamación, el edema y la rigidez en la artritis reumatoide.
  • Mejora de la firmeza de la piel y en el mantenimiento de su flexibilidad, evitando así la flacidez en el cuerpo, especialmente en brazos, piernas y abdomen.
  • Prevención y disminución de los efectos del paso del tiempo, ayudando en la lucha contra el envejecimiento.

Estos beneficios se ven potenciados por formulaciones que incluyen, además de colágeno, ácido hialurónico, MSM (metilsulfonilmetano), magnesio, condroitín sulfato y/o vitamina C. Veamos el porqué:

  1. Ácido hialurónico: es un azúcar de origen natural que lo que hace es atraer agua y lubricar e hidratar así las articulaciones, músculos y tejidos. Ayuda a recuperar la viscosidad, elasticidad y flexibilidad de las articulaciones y de la piel, ayudando a conservar el cartílago.
  2. MSM: es un compuesto rico en azufre. Es necesario para la formación de tejido conectivo y para que las heridas cicatricen, promueve la regeneración de los tejido y reduce la inflamación articular.
  3. Magnesio: es un mineral fundamental para los huesos, para la transmisión de los impulsos nerviosos y para la regeneración celular.
  4. Condroitín sulfato: es un componente que se encuentra de manera natural en piel, cartílagos, ligamentos, tendones… y les da elasticidad.
  5. Vitamina C: esta vitamina contribuye ,también, a la formación normal del colágeno.

Estos compuestos también se encuentran en algunos alimentos, por lo que su consumo ayuda a la acción del colágeno:

  • Alimentos ricos en vitamina C: presente en frutas como el kiwi, la naranja, el limón, el pomelo, la piña, el melón o el mango. También en verduras como las coles de Bruselas o el repollo.
  • Verduras: el repollo, la berza, la col, la escarola, la coliflor, la espinaca o la berenjena cuentan con la capacidad de ayudar al organismo a producir colágeno.
  • Alimentos con aminoácidos: esas sustancias están presentes principalmente en los lácteos, aunque también se pueden encontrar en la clara del huevo, en las carnes magras y en los pescados azules.
  • Frutos rojos: contienen licopeno, una sustancia que, además de ser un buen antioxidante, contribuye a la secreción de colágeno. Está presente en los pimientos, el tomate, la sandía, las cerezas, las fresas o las frambuesas.
  • Alimentos con ácidos grasos poliinsaturados: están en el aceite vegetal de semillas (girasol o soja), los pescados azules, el marisco y las verduras de hoja verde.
  • Frutos secos: nueces, piñones, avellanas, anarcados, castañas, pistachos, semillas de calabaza, pipas de girasol o almendras.
  • Alimentos con genisteína: es uno de los componentes principales de la leche de soja, aunque también está en algunos tipos de queso.
  • Alimentos con azufre: el pollo, el pato, el ajo, el perejil, la cebolla, el plátano, el té, el rábano picante, el tofu, el maní, el coco o la papaya contienen este elemento.ayudan al colageno

¿Sabías que…

…la prueba casera para medir nuestro colágeno es pellizcar un poco la piel del brazo o de la mano? Si vuelve rápidamente a su lugar, el nivel es bueno. Ahora bien, si esa piel vuelve a su sitio lentamente, esto significa que estamos perdiendo colágeno y elasticidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *